Entrevista

 

 

¿Cómo ha sido la incorporación de la medicina integrativa en su práctica de una especialidad de las que llamamos convencionales?

En mi caso, la apertura hacia una medicina más completa, que tenga en cuenta no solo la biomedicina que estudiamos en la carrera, obedece a mi historia personal: en 1994 me tocó vivir en primera persona mi propio cáncer. Eso marcó un antes y un después en mi vida personal y por supuesto en mi vida profesional. A partir de allí, comencé a profundizar mis conocimientos en lo que hoy en día conocemos como Medicina Integrativa y a incorporar hábitos saludables a mi vida, y por supuesto a trasmitir esos conocimientos a mis pacientes. Hoy en día no concibo la medicina de otra manera.

¿Considera que en la formación de la curricula de la carrera de medicina debería haber una carga horaria donde se fomente este abordaje integrativo y la importancia del equilibrio mente cuerpo en el proceso de recuperación de la salud?

Estoy absolutamente de acuerdo con ese concepto, aunque aquí en España queda un largo camino por recorrer. En mi opinión deberíamos seguir el ejemplo del Profesor Adrew Weil, que además de dirigir un centro modélico de Medicina Integrativa en Estados Unidos, dirige una cátedra de Medicina Integrativa en el pregrado de la Universidad de Arizona. Inculcar estos conceptos en el pregrado es fundamental para contar con profesionales médicos con una mente más abierta, para que progresivamente pongamos el foco, no solamente en el síntoma o el órgano enfermo, sino en el paciente como un todo. Como estrategia didáctica, está muy bien estudiar los órganos y sistemas por separado, pero siempre teniendo muy presente el rol que la relación mente-cuerpo tiene sobre nuestra salud. El viejo paradigma del Dualismo Cartesiano (Dsecartes -Newton) se ha quedado obsoleto y ya va siendo hora de abrirnos al nuevo paradigma médico, mucho más completo e integrador, que comenzó con el inicio del Siglo XXI.

¿Cómo considera que los profesionales podemos aportar para la formación de los nuevos médicos y los compañeros en ejercicio a esta visión integrativa o funcional de la practica medica general o las diferentes especialidades?

Creo que deberíamos hacerlo como lo hemos hecho siempre, vale decir, que además de ser buenos comunicadores, los médicos formadores deberían contar con un sólido entrenamiento basado en la evidencia científica, en la revisión sistematizada de la abundante literatura médica existente, sin por ello abandonar el espíritu crítico que nos han enseñado en la carrera. Un claro ejemplo son las recomendaciones del empleo de las estatinas para regular los niveles de colesterol, recomendaciones no exentas de conflictos de interés que nada aportan a nuestra salud. Hoy en día con un esquema de nutrición adecuado sumado a la práctica regular de ejercicio físico, con el aporte de precursores de las estatinas, raramente deberíamos prescribirlas, obviándonos sus efectos indeseables, como la hepatopatía o el daño muscular.

¿Considera que los colegios de médicos apoyan y respaldan suficientemente la visión integrativa de la salud?

La respuesta es muy clara y categórica: NO. La Organización Médica Colegial se ha sumado a la campaña promovida desde el Ministerio de Ciencia contra lo que se ha dado en llamar PSEUDOCIENCIAS, creando un lamentable Observatorio en 2017, elaborado sin ningún tipo de criterio, arremetiendo contra todo aquello que se aleje de la mal llamada medicina convencional, donde la meditación, el yoga, el psicoanálisis, la hipnosis, por supuesto la homeopatía y la acupuntura y un largo etcétera, poco menos son prácticas ejercidas por médicos brujos que solo persiguen fines económicos. Mucho tendremos que recorrer para revertir la posición oficial, pero por mucho que pretendamos ir en contra del progreso en este campo, más tarde o más temprano, a España legará.

Según su experiencia, ¿Considera que la práctica diaria arroja mejores resultados cuando se utilizan las herramientas integrativas, que solo las convencionales “mal llamadas basadas en la evidencia” ya que evidencias sobran de muchas de las herramientas de la medicina integrativa en la influencia de estas en el logro del equilibrio de la salud de los pacientes?

Desde 2013, trabajo con pacientes portadores de enfermedades crónicas dentro de las que se cuentan: enfermedades cardiovasculares, degenerativas, metabólicas, estrés y sobre todo enfermedades oncológicas y en todos los pacientes que me ha tocado atender, el primer concepto que trabajo es el abordaje convencional: la biomedicina aporta constantemente mejoras en los tratamientos tanto farmacológicos como intervencionistas, obteniendo en la actualidad iguales o mejores resultados que antaño, con técnicas más seguras y menos invasivas. Al mismo tiempo comenzamos con la gestión del estrés, el control emocional, el ejercicio físico, el control del sobrepeso, y el adecuado entrenamiento en los hábitos de alimentación. Sumado a ello, trabajamos en el entorno psico bio social del paciente, logrando en toda la intervención, que el paciente en su totalidad sea el eje central de nuestra actuación, dejado en un plano paralelo el síntoma o el órgano enfermo. Y claro que los pacientes tienes una respuesta mejor: logran mayores índices de aceptación y pasan a ser protagonistas de su propio proceso, combaten el estrés, logran disminuir el consumo de analgésicos y psicofármacos, etc. Y no es una apreciación personal, ya que hay amplia bibliografía que respalda este tipo de intervención. Baste citar las Guías Americanas de Oncología Integrativa, que recogen el resultado de numerosos meta-análisis, siendo publicadas en la revista de oncología de mayor impacto a nivel mundial. Y me permito destacar las prácticas mente-cuerpo, que hoy en día cuentan con el nivel de evidencia científica más alto: 1A.

¿Cuál considera que es el motivo de la demanda crecientes de los pacientes sobre este enfoque integrativo de la medicina ya sea en la práctica general como en la práctica de cualquiera de las especialidades?

La globalización ha traído aparejada un rápido y enorme acceso a la información y los pacientes acuden a la consulta con la lección bien aprendida y vienen muy bien informados. Ya da igual que su oncólogo le diga “coma de todo” porque ya saben que la nutrición es muy importante, y por lo tanto vienen pidiendo consejos específicos acerca de la nutrición, por ejemplo. Y lo propio ocurre con el manejo del estrés, el dolor y la gestión emocional.

¿Considera necesario una formación reglada en este enfoque de salud, ya que a dia de hoy no existe un MIR ni una formación reglada en este enfoque, situación que quizás fomenta el intrusismo o la aparición de coach o terapeutas sin una formación que de seguridad a la práctica médica en los pacientes?

Absolutamente y el único camino para lograrlo es la regulación de la formación y el ejercicio de todas estas prácticas. Con la regulación adecuada se acabaría el intrusismo ya que, con el vacío legal existente, el intrusismo se mantendrá por mucho tiempo. Y lo mejor de todo es que no tenemos que inventar nada, nos bastaría por incorporar modelos ya existentes. Tal es el caso de Alemania que tiene la figura del Heilpraktiker, que se trata de un terapeuta debidamente formado y acreditado que trabaja coordinado por un médico integrativo. Esta figura ya está legislada en Alemania desde 2004, la cual se encuentra perfectamente consolidada. Aunque para llegar a ello tendremos que vencer muchas resistencias. Mientras tanto seguiremos como estamos, es decir, bastante lejos en este campo, cuando nos referimos a países más desarrollados.

¿Considera que España está a la altura de los diferentes estados miembros en la utilización de las herramientas de este enfoque integrativo de la medicina, y si no es así cuales considera que son las formas de mejorar este aspecto?

Los médicos integrativos de España venimos haciendo un gran esfuerzo para poner en valor la Medicina Integrativa para estar a la altura del resto de la Unión Europea: hoy en día contamos con cursos de formación, libros publicados, organización de congresos internacionales y diversas actividades llevadas a cabo por un número importante de asociaciones que no me atrevo a enumerar por temor de dejar fuera de esta importante lista a laguna de ellas. Dichas asociaciones se han convertido en espacios de debate, actualización y foros de discusión de todos aquellos temas que involucran a la medicina integrativa, y por ende a los médicos y terapeutas que, en definitiva somos los encargados de difundir el cambio de paradigma. De verdad, creo que vamos por el buen camino, a pesar de los tropiezos y dificultades que vamos encontrando a medida que avanzamos. Con voluntad, firmeza y perseverancia, tenemos el éxito asegurado. Sin embargo, aún nos queda un largo camino por recorrer y además de lo mencionado anteriormente, deberíamos centrar nuestro esfuerzo en la legislación: En nuestra experiencia, cuando presentamos la Federación Española de Medicina Integrativa en el Parlamento Canario (INTERVENCIÓN DE FEMI EN EL PARLAMENTO CANARIO) contrariamente a lo que nosotros mismos creíamos, tuvimos una acogida excelente por parte de todos los grupos parlamentarios, y además por unanimidad. Debemos mantener el optimismo dado que nuestro mensaje va dirigido a toda la población, no solamente a los políticos, que en definitiva son seres humanos que se enferman como cualquiera, o tienen seres queridos que atraviesan el duro camino de la enfermedad.

Desde su especialidad de cirugía vascular, ¿Qué interés considera que aporta la suplementación nutricional y un esquema de nutrición adecuado?

Desde mi punto de vista es fundamental y lo veo a diario en mi actividad profesional: cuando el paciente deja de lado hábitos tremendamente tóxicos como el hábito de fumar, camina a pesar de las dificultades que tiene que superar, incorpora la dieta mediterránea e incorpora omega 3 y probióticos a su dieta, la enfermedad arterioesclerótica muchas veces se detiene y permanece estable durante mucho años y en algunos casos mejora. Muy por el contrario, cuando el paciente continúa con sus hábitos tóxicos, la enfermedad vascular progresa y su expectativa de vida y la calidad de la misma se ven mermadas por el progreso inexorable de la enfermedad, que llevará al paciente a tener más posibilidades de desarrollar infartos de miocardio, Ictus y sus secuelas y la pérdida de extremidades.

¿Cuál es su postura con respecto a la nueva tendencia de no malignizar las grasas saturadas de calidad en la influencia sobre la salud cardiovascular, y el papel de los hidratos y la pandemia de diabesidad actual?

Vivimos en un país mediterráneo pero, curiosamente, muy poca gente consume la dieta mediterránea que en España tanto se presume: la comida industrializada, la bollería y las prisas de la vida moderna hacen que optemos por “comida basura” altamente proinflamatoria y responsable de la epidemia de obesidad que observamos en nuestra población y lo verdaderamente triste es que en Canarias, por ejemplo, se registra una incidencia del 40% de obesidad infantil en niños de edad escolar. Con respecto a las grasas, es muy interesante recordar la importancia de consumir aceite de oliva extra virgen, ya que contiene el Oleocantal, un compuesto antinflamatorio que tiene un efecto Ibuprofeno símil, habiendo sido descubierto en 2005.

¿Qué opinión le merece los esquemas dietéticos basado en el consumo bajo de hidratos de carbono, contrapuestos en la pirámide nutricional difundida por varias organizaciones de salud?

En primer lugar, creo las pirámides nutricionales no obedecen solamente a los intereses de la salud pública… lo cierto es que estamos sobrealimentados y nuestro organismo no necesita tanto aporte calórico, es más debemos rescatar las bondades del ayuno intermitente, la restricción calórica y la dieta cetogénica. En Okinawa, Japón, reside una de las poblaciones más longevas del mundo; allí podemos ver gente que supera los 100 años de edad con buen estado de salud: son muy delgados, muy activos, basando su nutrición en vegetales y pescado. Tienen una vida social y lúdica muy activa, ya que van en busca permanente de su IKIGAI, una especie de musa inspiradora que los mantiene muy activos, serenos y muy felices. Tal vez deberíamos seguir el ejemplo de estos sabios longevos.

https://cirugiavascularcanarias.com/

Calle Dolores de la Rocha, 5,
35001 Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas

info@cirugiavascularcanarias.com