Entrevista

 

 

Don Eduardo Casanovas

 

1-¿Desde que época tenemos conocimiento de la utilidad de la fitoterapia en el uso humano?

Hemos encontrado en unos yacimientos las suficientes pruebas que fundamentan que el Homo neandertalensis utilizaba ya la corteza de sauce, Salix, para la obtención del ácido acetil salicílico.

También utilizaban la manzanilla y la aquilea. Los restos más evidentes están en la cueva del Sidrón, en Asturias, hace unos 50.000 años.

Lo que no sabemos es el tiempo que las vacas con tumores en las ubres van a comer Vinca major o Catharanthus roseus (Vinca rosea) la más valorada. Estas plantas tienen actividad terapéutica gracias a sus componentes indólicos como vincristina (Vincristina Teva 1 mg/ml solución inyectable EFG) o vinblastina (Vinblastina Stada 10 mg polvo para solución inyectable), antitumorales utilizados por la industria farmacéutica o la vincamina (ANACERVIX Cáps. 20/400 mg) utilizada en patologías cerebrovasculares, y estoy hablando de vacas que ya conocen remedios terapéuticos.

Probablemente podamos remontarnos, aunque sin pruebas, a unos 500.000 años, desde que algunos Homo erctus empezó a probar plantas y, posteriormente, se trasmitió esa cultura a los sucesores naturales.

 

2- ¿Cree con su amplia experiencia en la fitoterapia la aplicación profesionalizada de esta, podría actuar como preventiva y curativa de patologías relevantes de la actualidad?

Nosotros estudiamos parte en la carrera e, incluso, estamos realizando pruebas sobre la conservación de los alimentos en base a los principios fungicidas y bactericidas de esas plantas en concreto ¿Cuál sería el obstáculo para utilizarlas en las personas? Legalmente ninguna. Quizás habría que institucionalizar una especialidad, bien en Farmacia, bien en agronomía dentro de la especialidad de Industrias Agroalimentarias como la mía, bien en Biológicas, en las especialidades de Botánica, otra que me honra con el bonito título de “Botánico para la Humanidad”.

 

3-Incluso pandemia declaradas por la OMS como la diabesidad ¿Cree que son susceptibles de ser tratadas con herramientas fitoterapéuticas?

Es indudable, aunque el camino de los estudios será muy largo. No es lo mismo In vivo que In vitro y esa diferencia impide llegar a conclusiones certeras.

Otro de los problemas a los que nos enfrentamos es la investigación de una molécula en particular cuando, en la realidad, es la planta la que funciona como un todo. Una sola molécula puede tener efectos secundarios o no cumplir con lo que se esperaba de ella.

4- La vía de administración y dosificación de la fitoterapia ¿Cómo se maneja para tener un índice de seguridad óptimo?

Esa parte nos falla, nos guiamos un poco por la etnofitoterapia, una tradición que se pierde en los tiempos y las dosis van a depender de la riqueza y concentración de moléculas fitoterapéuticas, algo que no es uniforme en los diversos cultivos. Esta es una parte en la que queda investigación y normativa.

 

5-¿Qué consideraciones generales pueden aplicarse desde esta área para una patología tan prevalente como la diabetes? 

 

La fitoterapia ayuda en muchas enfermedades, aunque es cierto que lo hace más en las fases iniciales que en las finales de una enfermedad. Sin embargo, es cierto que en el caso de la diabetes existen diferentes armas muy útiles que también deben ir acompañadas de un cambio de mentalidad por parte del enfermo. La planta puede revertir la enfermedad si le ayudamos con un régimen correcto. La planta lo que no hará es eliminar la glucosa de la sangre si el enfermo es lo que come a diario, pero sí ayuda con la intolerancia a la insulina.

Algunas son conocidas y se utilizan desde hace siglos, como la goma guar (Cyamopsis tetragonolobus L.) y la alholva; otras son menos conocidas y proceden de diferentes medicinas tradicionales, especialmente de la china y la ayurvédica, como son Momordica charantiaGymnema silvestre y Anemarrhena asphodeloides.

 

6- Y con respecto a la situación pandémica de COVID-19, ¿Qué herramientas se pueden considerar como inmunoagonista?

Hay plantas, o sus aceites, que se están demostrando como antivíricas y las tenemos al alcance de la mano: Ajo que inhibe la proteína ACE2 y enzimas del SARS-COV-2;el carvacrol en los oréganos; la albahaca con su apigenina, el hinojo con transanetol que también lo posee eneldo; la Artemisia sp. o el aceite de Niaouli, Melaleuca quinquenervia, o la esencia de algunas Anacardiaceae como la mata, Pistacia lentiscus. Menta, Romero, Saúco, Diente de león.

 

7-¿Qué intervenciones esenciales desde la fitoterapia pueden considerarse para las patologías  intestinales como sino o Candidiasis intestinal ?

Este es un claro ejemplo de cómo curar enfermedades no reconocidas, tremendamente desconocidas o, sencillamente, consideradas “psiquiátricas”. Crohn, EII, Candidiasis, Fibromialgia, Fatiga Crónica, Autismo son enfermedades que mejoran inmensamente, y hay curas certificadas, siempre que las acompañemos de sus complementos: baños, dietas, paseos.

 

8- Y si hablamos de HELICOBACTER PYLORI ¿Cómo una gran desconocida que intervenciones nos brinda la fitoterapia en este ámbito ?

Aquí volvemos a la combinación de cierto tipo de plantas muy utilizadas en la cocina, orégano, tomillo, mejorana, y el primer alimento que elaboró el Homo sp, tal cual es el kéfir de leche. El mejor elemento para controlar H. pylori sin necesidad de ninguna medicación y menos antibióticos que destrozan la microbiota y es peor el daño que la enfermedad.

 

9-Y con respecto a la autoinmunidad ¿Qué intervenciones se pueden realizar desde la fitoterapia?

Yo he encontrado buenas respuestas con un buen tratamiento sobre la microbiota. Muchas de estas enfermedades, junto a supuestas alergias a alimentos, han desaparecido. Esto no quiere decir que todas respondan igual. Aquí lo importante es atacar la raíz no el problema en sí mismo. Es reeducar el cuerpo y aquí ya intervendrían los conocidos flavonoides que dan color a las plantas, frutos y sus flores

 

10-¿Es posible tratar patologías como fibromialgia o SQM o fatiga crónica desde la fitoterapia , con que intervenciones y apuntando a que origen común como hipótesis?

 

Por los años que llevo investigando sobre ellas, por los datos aportados por enfermos, yo entre ellos, todas estas enfermedades tienen un elemento en común: malas digestiones, ello me hizo suponer que existe un desequilibrio intestinal que da origen a las distintas enfermedades. Hay que saber un poco sobre microbiología y saber qué patógenos pueden alterar la digestión y cómo lo hacen. Una vez que se enfoca el tratamiento adecuado, las enfermedades van cursando cada vez mejor, incluso hasta una mejoría que puede considerarse una cura o cronificar la enfermedad.

Y aquí comparto mi teoría anterior de ir a por la raíz, la causa, no el problema en sí mismo.

 

11- ¿Por qué cree que la medicina en su visión tradicional no se amiga a la fitoterapia más allá de los probables conflictos de intereses, refiriéndonos estrictamente al ámbito científico técnico?

Como he mencionado antes existen apoyos de la medicina en las fitoterapias y en las plantas, creo que el problema es que lo que no se realice mediante una línea oficial reconocida, la industria farmacéutica, el médico no está dispuesto a utilizar, algo que entiendo, aunque no comparto.

Tengamos en cuenta que el 80% de las medicinas tienen su base en las plantas y que, el 85% de la población mundial no tiene acceso a medicamentos farmacéuticos.

 

Muchas gracias a Don Eduardo, es un placer desde tudoctorresponde.es contar con profesionales de su prestigio

Dr. Fernando Ruger Viarengo
Editor Científico